Hard experimental pole de Sensodanza

Por Johana Segura en Cafe Müller
Thursday, 03 October 2013 17:23

El fin de semana pasado fui invitada a la función de Hard experimental Pole en el Espacio Sensodanza. Me llevé una gran sorpresa pues las integrantes de la compañía Sensodanza presentaron un trabajo diferente al que nos tienen acostumbrados, aunque no en esencia.

Sensodanza es una compañía independiente que tiene trabajando más de 10 años bajo la dirección Diana M. Fernández, quien durante todos estos años ha buscado hacer danza desde lo visceral, explosivo y emocional.  La compañía ha sobrevivido sin apoyos institucionales y lo ha logrado únicamente, como dice su directora “por su necedad y aferre”. Esto ha llevado a la compañía a generar su propio público, sus propios medios de sobrevivencia y a presentarse en espacios no convencionales, desde el tianguis del Chopo hasta un concierto de rock en Neza. Esta vez no fue la excepción, a falta de espacios para presentar obra, Sensodanza abrió las puertas de su lugar de entrenamiento, para recibir a más de 30 espectadores. Un salón de 6 x 10 fue aforado y acondicionado de tal manera que pudieron recibirnos como público. Dos tubos de “pole” que lo dividen por el centro, se convirtieron en detonantes o recursos explotables en todas las obras del programa que nos presentaron: Hard experimental pole.

Me llevé una gran sorpresa pues las integrantes de la compañía utilizaron los recursos y condiciones que poseen para crear una nueva manera de hacer “pole dance”. Dieron un giro completo a la manera convencional de bailar en un tubo, y a los que creímos que íbamos a ver a cinco chicas bailando sensualmente y con tacones en tubo nos dieron un “aterrizón”.Presentaron una propuesta en la que la danza contemporánea experimental se sirve de un tubo de pole dance para expresar sentimientos e ideas o es utilizado como un recurso más para la danza y deja de lado su lectura y contexto relacionado con lo sexual. La mayoría de las integrantes de Sensodanza ha tenido que aprender y entrenar en diversas especialidades, más “taquilleras” que la danza contemporánea, para poder sostener su afán por bailar. Algunas hacen danza aérea, yoga o pole dance.  En esta ocasión, de manera muy honesta y sincera utilizaron estos recursos para mostrarnos seis pequeñas piezas coreografías fuertes, claras y contundentes, en las que expresaron con claridad ideas concretas y directas en piezas cortas.

El programa comenzó con una danza en telas en el patio de la escuela a manera de opening interpretado por Karina Solís y Florecita Rosas. Al terminar fuimos convidados a pasar al salón aforado y ahí presenciamos las siguientes coreografías: 24 x24 fue la primera pieza, una danza creada por Tanya Arreguín y Adriana Hernández e interpretada por Ximena González-Rubio y Adriana Hernández. Una danza ansiosa, que habla del tiempo que transcurre lento o rápido cuando tienes problemas para parar tu mente y descansar. El baño, una lámpara, un tubo que se convierte en cama y su interpretación fueron los recursos que utilizaron para trasladarnos a ese momento ansioso a la hora de dormir.

Formal prisión, danza poderosa interpretada y creada por G´ayla Iliria y  Florecita Rosas. En ella mostraron de manera virtuosa y espectacular el resultado de llevar la danza contemporánea a un tubo. Este elemento crea para las bailarinas otra posibilidad y otra manera de moverse.

Orden, creada por Diana M. Fernández e interpretada por Karina Solís. De manera satírica una muñequita de trapo atrapada en el uniforme de un  soldado que no sabe más que recibir órdenes y obedecer.

Blanca, una danza muy fuerte y directa creada e interpretada por G´ayla Iliria quien a través de ella hace una denuncia sobre la trata de blancas.

Y por último Assassins, creada e interpretada por Florecita Rosas, una danza virtuosa y ágil que nos muestra otra manera de bailar en un tubo sin la carga sexual con la que se caracteriza.

Todas estas danzas fueron pequeñas coreografías concretas que de manera directa hacen una denuncia social. Salí muy contenta de la función porque utilizando y explotando los recursos con los que cuenta, Sensodanza crea coreografías pequeñas con un mensaje claro para el espectador. Programa muy recomendable que ojalá pueda salir de un espacio de 6 x 10.

 

1 comentario

  • Escrito por : Enrique García | Friday, 04 October 2013 16:38

    Yo asistí y fue un trabajo fantástico. El espacio fue reducido pero valió la pena.
    Tus lineas me hacen valorar más aún el espectáculo por el "aferre" que tienen las bailarinas hacia su escuela.
    Felicidades.

Deja un comentario:

Asegúrate de llenar todos los campos , el código HTML no está habilitado

home